¿Sabías que…? Son muchas las personas que no saben que están sufriendo ansiedad. Cuanto antes se detecta, más fácil es ponerle freno, ya que en ocasiones puede llegar a agravarse y convertirse en un trastorno. A continuación te ofrecemos una serie de pautas que resultan ventajosas para deshacerte de ella con constancia y buenos hábitos.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

La ansiedad es un mecanismo defensivo que responde a situaciones amenazantes para nuestro organismo, haciendo que esté alerta para dar respuesta a situaciones poco comunes o generadoras de riesgo.

Aún siendo esto cierto, la ansiedad es comúnmente conocida por ser un estado mental que provoca en las personas gran inquietud, angustia y excitación, produciendo en el ser humano inestabilidad emocional. Es en estos casos cuando debe tratarse este desequilibrio, dado que ha dejado de trabajar positivamente para nuestro organismo y está provocando el efecto contrario sobre nuestra salud.

¿CÓMO SE MANIFIESTA LA ANSIEDAD?

La sintomatología es variada y abarca desde manifestaciones físicas o psicológicas a sociales, conductuales o cognitivas. A continuación hacemos la clasificación detallando un poco más la forma en la que la ansiedad puede manifestarse en nuestro cuerpo:

  • Síntomas físicos: falta de aire, tensión muscular, vómitos y molestias digestivas, temblores, taquicardias, etc.
  • Síntomas psicológicos: inseguridad, confusión, sensación de peligro, irritabilidad, agobio, incertidumbre o inquietud, entre otros.
  • Síntomas sociales: temor a exponer opiniones personales o entablar conversaciones, así como dificultad a la hora de conseguir mantener diálogos fluidos.
  • Síntomas conductuales: actuar con torpeza y bloqueo, rigidez y tensión en la expresión corporal, dificultades para estar en estado calmado, etc.
  • Síntomas cognitivos: problemas de concentración, atención y memoria.

CINCO HÁBITOS SALUDABLES QUE TE AYUDARÁN A TRATAR LA ANSIEDAD

A continuación te ofrecemos cinco pautas que resultan ventajosas para disminuir la ansiedad.

  1. Regular el sueño y la alimentación, es muy importante marcarse unas rutinas diarias saludables, otorgándole a nuestro cuerpo el descanso suficiente para afrontar el día, así como proporcionarle una dieta rica en vitaminas y nutrientes. En el ritmo rápido de vida que llevamos nos acostumbramos a una alimentación desordenada y unos horarios de sueño irregulares o demasiado cortos:
    • una buena higiene del sueño facilitará que este sea reparador, lo que por si mismo reduce los niveles de ansiedad que podemos llegar a sentir durante el día,
    • asimismo una dieta sana y equilibrada, y el organizar de forma ordenada nuestras comidas (no dejando grandes periodos de tiempo entre las mismas) facilitará que no bajen nuestros niveles de glucosa lo que prevendrá sentimientos de ansiedad.
  2. Relajación y meditación para calmar el cuerpo y la mente, resultando técnicas útiles tanto para tratar la ansiedad como para evitarla en el futuro. Practicar la atención plena, centrándonos en el momento presente, es una buena forma de centrarnos y no permitirle a nuestra mente que aumente la intensidad de nuestras preocupaciones.
  3. Ejercicio físico para evitar las tensiones y rigideces musculares, además de ser una forma imprescindible para la liberación de la mente y la desconexión con cualquier tipo de problema. Actividades sencillas como caminar o nadar, o practicar deportes que nos gusten y con los que disfrutemos, son potentes liberadores de ansiedad. La liberación de endorfinas y la relajación muscular que produce el hacer ejercicio pueden ser tus mayores aliados para vencer la ansiedad e incluso un estado de ánimo decaído.
  4. Actividades manuales que centren nuestra atención a la vez que nos hacen ver nuestra valía y desempeño. Concentrarte en entretenidas actividades tales como pintar, dibujar, tejer, manualidades…puede ayudarte a reducir la angustia. Al entrar en un estado de “flow”que se produce al estar inmersos en una actividad gratificante se reducirán tus senaciones de fatiga y aumentará tu sensación de autocompetencia.
  5. Mantener y crear vínculos sociales participando en conversaciones. El deporte y las actividades relajantes y manuales pueden ser una opción ideal para crear nuevos vínculos realizando labores que te gusten y satisfagan. Dedicar tiempo a la familia y amigos es fundamental para desconectar de nuestras preocupaciones diarias o sentir el apoyo necesario cuando lo necesitemos.

A pesar de que a veces resulta difícil darse cuenta de que se está padeciendo ansiedad, una vez se detecta podemos combatirlo mediante la realización de actividades fáciles y cotidianas como las que hemos mencionado en este post, Ítaca Psicólogos Coruña te ofrecerá los patrones que más se amolden a tu tipo de ansiedad para que así logres superarla de la mejor forma posible.